¿Es el aborto un crimen?

¿Es el aborto un crimen?

Introducción: El aborto se ha convertido en una realidad social de todos los días. En el mundo se registran 240 millones de embarazos anuales, de los cuales 50 millones son interrumpidos, mientras que 19 millones se presentan en países donde el aborto es ilegal. Al año mueren cerca de 80 mil mujeres por malos abortos.

El campo de la Moral Cristiana

El Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña que “la vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción” (Art. 2270).

Las Sagradas Escrituras resaltan como la “vida humana” es un don de Dios:

  • “Desde antes que yo naciera, fui puesto bajo tu cuidado; desde el vientre de mi madre, mi Dios eres tú” (Salmo 22,10).
  • “No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo mientras yo era formado en lo secreto… Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en tu libro. Habías señalado los días de mi vida cuando aún no existía ninguno de ellos” (Salmo 139, 15-16).
  • “El Señor me llamó desde antes que yo naciera; pronunció mi nombre cuando aún estaba yo en el seno de mi madre” (Isaías 49,1).
  • “Antes de darte vida, ya te había yo escogido; antes de que nacieras, ya te había yo apartado” (Jeremías 1,5).
  • “Pero Dios me escogió antes que yo naciera, y por su mucho amor me llamó” (Gálatas 1,15).

“Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable… No matarás el embrión, mediante el aborto, no darás muerte al recién nacido” (Didajé 2,2; Bernabé, ep 19,5; Epístola a Diogeneto 5,5; Tertualiano, apol. 9) (Art. 2271). El magisterio de la Iglesia también recalca que todas las personas que participen en un aborto, incluyendo a la pareja de la mujer, familiares, doctores, enfermeras, legisladores, políticos y demás; incurren en la pena canónica de “Excomunión Latae Sententiae (de sentencia dictada), es decir, de modo que incurre ipso facto (en el acto) en ella quien comete el delito” (Art. 2272). (La excomunión afecta a todos los que cometen ese delito siempre que conozcan esta pena y tengan más de 16 años de edad, al momento de realizarlo). Por lo tanto, quedan apartados de la comunidad de los creyentes, no pueden recibir la Eucaristía, al igual que los demás sacramentos y sacramentales, participar en los actos litúrgicos, ser padrinos, colaborar activamente en la vida de la Iglesia o ser sepultado en un cementerio católico.

Esta sanción eclesiástica no es un invento de los jerarcas católicos, sino que tiene sus misma raíces en La Biblia (Mateo 18, 15-17; 1 Corintios 5,12-13; 2 Juan 10-11). No obstante, “Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad” (Art. 2272). Esta última declaración tiene total concordancia con la predicación de Jesús, quien no vino al mundo a “condenar” sino a buscar la “salvación” del pecador (Mateo 9,13; Marcos 2,17; Lucas 9,56; 15,7.10; 18,13-14; 19,10).

Así empieza la vida humana

  • La vida humana comienza cuando el óvulo fecundado se implanta en la pared del útero, lo cual tiene lugar cerca del sexto o séptimo día después de la fecundación.
  • A los veinte días en el feto (que en latín quiere decir “el pequeño”) se forma los ojos, el sistema nervioso y empieza a latir el corazón.
  • Al mes comienza el desarrollo de los brazos, las orejas y la nariz.
  • A los dos meses se forma el esqueleto, los dedos de las manos, los pies, y órganos como el cerebro, el hígado y los riñones.
  • A los tres meses mueve los ojos, aparecen las uñas y respira líquido amniótico.
  • A los cuatro meses aparecen los órganos genitales y da patadas al vientre.
  • A los cinco meses aparece el cuero cabelludo y puede llorar, ya presenta un desarrollo completo.

Clases de abortos inducidos

  • Píldora abortiva (RU-486): Interrumpe el embarazo si se toma antes de las siete semanas de gestación.
  • Dilatación o curetaje: Se hace por medio de pinzas, sacando al feto por pedazos.
  • Aspiración uterina: Una aspiradora 30 veces más potente que una casera, va desmembrando el feto completamente.
  • Envenenamiento salino: Se extrae líquido amniótico de la madre, y se le inyecta una sustancia venenosa, que produce la muerte del feto a los dos días.
  • Histerectomía: Se realiza después de cuatro meses de gestación, es una operación parecida a una cesárea, el feto es extraído vivo y luego lo matan.

Esta sección sobre las verdades fundamentales que comprende la fe católica está basado en el libro “Verdades de la Fe Católica”, escrito por Guido Rojas, licenciado en Ciencias Religiosas de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia. Agradecemos al Lcdo. Rojas por permitirnos la reproducción de su libro.

Últimos comentarios