¿Quiénes son los videntes?

El 24 de junio de 1981, alrededor de las 18 horas, seis jóvenes de la parroquia de Medjugorje, Ivanka Ivankovic, Mirjana Dragicevic, Vicka Ivankovic, Ivan Dragicevic, Ivan Ivankovic y Milka Pavlovic, vieron en el monte Crnica, en un lugar llamado Podbrdo, una figura blanca con un niño en los brazos. Sorprendidos y asustados, no se le acercaron.

Al día siguiente, a la misma hora, el 25 de junio de 1981, cuatro de ellos, Ivanka Ivankovic, Mirjana Dragicevic, Vicka Ivankovic y Ivan Dragicevic, se sintieron poderosamente atraídos hacia el lugar en que, el día anterior, habían visto a quien reconocieron inmediatamente como la Virgen. A ellos se agregaron Marija Pavlovic y Jakov Colo. El grupo de videntes de Medjugorje se había formado. Con la Virgen oraron y conversaron. A partir de ese día han tenido apariciones diarias, juntos o separados. Milka Pavlovic e Ivan Ivankovic no vieron nunca más a la Virgen.

Mirjana Dragicevic-Soldo nació el 18 de marzo de 1965 en Sarajevo. Tuvo apariciones diarias desde el 24 de junio de 1981 hasta el 25 de diciembre de 1982. Aquel día, después de confiarle el décimo secreto, la Virgen le dijo que durante toda su vida se le aparecería una vez al año – el 18 de marzo. Desde el 2 de agosto de 1987, según sus palabras, los días dos de cada mes, oye en su interior la voz de la Virgen, la ve de vez en cuando y ora con ella por los no creyentes. Mirjana está casada, tiene dos hijas, y vive con su familia en Medjugorje. La intención de oración que le confió la Virgen es: orar por los no creyentes – aquellos que no han conocido el amor de Dios.

Ivanka Ivankovic-Elez nació el 21 de junio de 1966 en Bijakovici, parroquia de Medjugorje. Fue la primera que vio a la Virgen. Tuvo apariciones diarias hasta el 7 de mayo de 1985. Aquel día, después de confiarle el décimo secreto, la Virgen le dijo que durante toda su vida se le aparecería una vez al año – en el aniversario de la primera aparición, el 25 de junio. Ivanka está casada, tiene tres hijos, y vive con la familia en Medjugorje. La intención de oración que la Virgen le confió, es: orar por la familia.

Jakov Colo nació el 6 de marzo de 1971 en Sarajevo. Tuvo apariciones diarias hasta el 12 de septiembre de 1998. Aquel día, después de confiarle el décimo secreto, la Virgen le dijo que se le aparecería una vez al año, en Navidad, el 25 de diciembre. Jakov está casado, tiene tres hijos, y vive con la familia en Medjugorje. La intención de oración que la Virgen le confió, es: orar por los enfermos.

Ivan Dragicevic nació el 25 de mayo de 1965 en Bijakovici, parroquia de Medjugorje. Continúa teniendo apariciones diarias. La Virgen le ha confiado nueve secretos. Ivan está casado, tiene tres hijos, y vive con la familia en EE.UU. y en Medjugorje. La intención de oración que la Virgen le confió, es: orar por los jóvenes y por los sacerdotes.

Vicka Ivankovic-Mijatovic nació el 3 de septiembre de 1964 en Bijakovici, parroquia de Medjugorje. Continúa teniendo apariciones diarias. La Virgen le ha confiado nueve secretos. Vicka está casada, tiene una hija y vive en Krehin Grac, cerca de Medjugorje. La intención de oración que la Virgen le confió, es: orar por los enfermos.

Marija Pavlovic-Lunetti nació el 1 de abril de 1965 en Bijakovici, parroquia de Medjugorje. Continúa teniendo apariciones diarias. A través de ella, la Virgen trasmite los días 25 su mensaje mensual a la parroquia y al mundo. Del 1 de marzo de 1984 al 8 de enero de 1987 eso sucedía cada jueves, y a partir del año 1987, cada 25 del mes. La Virgen le ha confiado nueve secretos. Marija está casada, tiene cuatros hijos, y vive con la familia en Italia y en Medjugorje. La intención de oración que la Virgen le confió, es: orar por las Almas del Purgatorio.

La información que se presenta en este artículo está tomada de medjugorje.hr, página oficial del Santuario de la Reina de la Paz de Medjugorje.

En conformidad con el decreto del Papa Urbano VIII y con la disposición del Concilio Vaticano II, el escritor no tiene la intención de adelantarse al juicio de la Iglesia en cuanto a la naturaleza sobrenatural de los acontecimientos y mensajes mencionados en estas páginas. Tal juicio concierne a la autoridad competente de la Iglesia, ante la cual nos sometemos plenamente. Las palabras tales como “apariciones, milagros, mensajes” y similares, tienen aquí un valor de testimonio humano.

Últimos comentarios