Un cuento sobre la santidad

Érase una vez un granito de trigo, pequeño y sencillo, que quería ser santo y llegar hasta el cielo. Y se ofreció a Dios… y se puso en sus manos de buen sembrador. Y el Señor, de inmediato, con mucho cariño, lo colocó en tierra buena y lo cuidó como a un niño.

Pero el granito, gritaba…, pasaba las noches oscuras, a solas, con miedo y con frío, muriendo a sí mismo. Pero, sin saberlo, renacía a una vida más hermosa y bella.

Y empezó a crecer como espiga, débil y temerosa, azotada por las lluvias y mecida por los vientos. Y fue creciendo, creciendo y creciendo acariciada por el sol, y soñaba y soñaba… y pedía y oraba.

Cuando estuvo madura, un día de estío se presentó el segador. Y ella, alarmada, gritaba y decía: “A mí no, porque yo estoy destinada a ser santa y elevarme hasta el cielo”. Pero el hombre, tal vez distraído, metió la hoz, despiadado, y quebró sus ensueños de oro.

“Oh Señor”, clamó entonces la espiga, “ya no puedo llegar a tus brazos. Sálvame mi Señor, que me muero”. Pero el Señor, cual si nada escuchase, respondió con un largo silencio… Y aquel hombre, tomando la espiga, bajo el trillo la puso al momento… Y los granos crujieron… y cual sarta de perlas preciosas, por la era rodaron deshechos.

Y vinieron más hombres y metieron los granos de trigo en un saco viejo, llevándolos luego al molino, donde finísimo polvo se hicieron. Y la harina seguía llorando. Mientras, arriba en el cielo, seguían callando… y aquí abajo, seguían moliendo.

Y, ¿por qué callaría Jesús? Y, ¿por qué, si era pura e inocente, le negaba el consuelo? Pero ella obediente, seguía sufriendo… Y Jesús preparaba la harina. Y una hostia bellísima hicieron… por fin el grano, espiga, harina, en Jesús se fundieron.

24 comentarios en Un cuento sobre la santidad

  1. Es un bellisimo cuento, que grande somos para Jesucristo, y no le correspondemos.

    Nancy J. Pacheco
  2. Jejeje… me gusta que ustedes me escriban, me enseñan a ver las cosas de una forma distinta. Creo que ya se los dije antes, pero Jesús dice que tenemos que ser como niños para poder entrar en el cielo. Lo que pasa es que a la gente grande se nos olvida!!! Por eso es MUY BUENO hablar con ustedes, porque me ayudan a sentirme “niño” de nuevo.

    Mariana, te cuento que Noemí (así se llama mi esposa) y yo no tenemos niños. Yo tengo un hijo grande que vive lejos (él vive en Miami). Pero tenemos 7 perros en la casa, se llaman Lola, Pao, Phoebe, Nico, Zack, Camila y Chanel. Chanel es grande y vive en una casita en el patio. Pero los demás son pequeños y viven dentro de la casa, y hasta duermen en nuestro cuarto. Yo no les cuento historias, pero te voy a decir un secreto… les canto canciones!!! Yo canto muy feo, pero a ellos les gusta de todas maneras. Además, les canto canciones diferentes que me voy inventando de acuerdo a las cosas que ellos están haciendo. La verdad es que me divierto muchísimo con ellos. Una vez escribí una historia sobre Lola y la publicaron en un periódico y todo. Te voy a dejar la dirección para que la puedan leer. Es para gente grande, pero estoy seguro que podrás entender lo que quiero decir en ella. De todas formas, mamá te puede explicar si no entiendes algo.

    Yeidy Tatiana, soy yo quien tengo que darle las gracias a ustedes porque estoy disfrutando estás “conversaciones” muchísimo. ¿Sabes una cosa? Te entiendo cuando me dices que lloraste un poquito… no se lo digas a nadie, pero yo también lloro a veces con estas historias. Es que pensar en lo mucho que nos quiere Papito Dios y lo mal que nos portamos a veces, me pone triste. Sobre cansarte escribiendo, bueno eso es cosa de práctica, ya verás que poco a poco le irás tomando el gustito.

    Bueno, me despido por hoy porque ya es tarde y todavía me falta rezar antes de acostarme. Que el Divino Niño Jesús cuide sus sueños y les llene de bendiciones!

    Artículo sobre “La Lola”: http://www.tengoseddeti.org/article/la-lola/ (los que aparecen en la foto son mis sobrinos: Miguel Ángel y Gabriela).

    Romualdo
  3. NICOL MARIANA:BUEN DIA ,SEÑOR; A MI ME GUSTAN TODO LO QUE ES CON MUÑEQUITOS,LA HISTORIA ES UN POQUI………TO COMPLICADA PARA MI POR ESOS NOMBRES TAN RAROS, *LA PROFE DE AMIQUITOS* NOS CUENTA HISTORIAS CON ELLOS. MI DIOS TE PAGUE POR ESAS PALABRAS TAN LINDAS, Y LOS VIDEOS. YO CREO QUE TU ESPOSA Y TUS HIJOS SE DIVIERTEN MUCHO ESCUCHANDO LAS HISTORIAS DE JESUS Y MARIA QUE TU LES CUENTAS TODOS LOS DIAS, YEIDY TATIANA: YO TE AGRADEZCO TODA TU ATENCION, TU TIEMPO, Y LOS VIDEOS. GRACIAS POR ACLARARNOS LO DE MATUSALEN, EN CUANTO A LO DE EL PASTOR Y LAS OVEJAS ES PRECIOSO, PERO AL REFLEXIONAR CON LA MAMI, LLORO UN POQUITO……PERO SOLO UN POQUITO NADA MAS. OYE QUE CHEVERE COMO NOS NOMBRASTE AYER EN FACEBOOK,BUENO AMIGO TE DEJO PORQUE ME CANSO MUCHO ESCRIBIENDO, LUEGO ME ENSEÑAS QUE HACES PARA NO CANSARTE.
    EL CORAZONCITO DEL NIÑO JESUS TE RODEE DE AMOR Y A TU SEÑORA TAMBIEN.

    BEATRIZ
  4. Queridas Yeidy Tatiana y Mariana,

    Me ha encantado la canción “Corazón de niño”, es muy bonita y les agradezco mucho que me la hayan enviado. Sobre la pregunta, ¡es verdad!, Matusalén vivió 969 años, pero creo que él era hijo de Enós, o sea “descendiente” de Adán.

    Decimos que fue “hijo” de Adán porque esa era la forma que hablaban los israelitas en ese tiempo. Por ejemplo, cuando Jesús entró en un pueblito llamado Jericó, allí había un ciego sentado a la orilla del camino que empezó a pedirle que le curara de su ceguera y le devolviera la vista. El ciego se llamaba Bartimeo (Bar significa “hijo” y Timeo era el nombre de su papá, así que Bartimeo se traduciría como “el hijo de Timeo). Bueno la cosa que Bartimeo le gritaba: “Jesús, hijo de David, ten compasión de mí”. Jesús lo curó y ya no fue más ciego.

    Si nos fijamos en la historia que acabo de contarles, Bartimeo le llamaba a Jesús “hijo de David”, pero sabemos que ÉL era hijo de José. El llamarlo “hijo de David” era una forma de reconocer que Jesús era Mesías esperado que debía ser “de la casa de David” o descendiente de David.

    Les cuento que el día de mañana tengo muchísimo trabajo. Pero el martes espero poder ir un momento a una librería católica donde siempre consigo mis libros, para ver si hay uno que tenga historias para niños. Ya les diré si lo consigo.

    De todas formas, hoy me acordé de un video que cuenta la historia de la oveja perdida. No les había dicho antes, pero me gusta mucho pensar en Jesús como un Pastor que siempre cuida de sus ovejas. En este video (¡es de muñequitos!, a mí me encantan y supongo que a ustedes también deben gustarles), se cuenta como el lobo confunde a la ovejita para que se aparte del rebaño y así poder comérsela. Pero el Pastor (que es Jesús) siempre está atento a sus ovejas y salió a buscarla, salvándola del lobo. Por eso debemos estar siempre con Jesús, porque ÉL nos cuida y protege de la gente mala. Como es difícil poner el video aquí, en un comentario, se los voy a enviar por email. Me cuentan si les gustó.

    Por último, quiero felicitarles por adelantado por esa consagración que van a hacer el próximo domingo. Estoy seguro que desde ya están haciendo una gran fiesta en el cielo por ustedes.

    ¡Qué Jesús les bendiga y Mamá María les cubra con su manto, cuidándoles siempre!

    Romualdo
Página 2 de 2«12

Tienes algo que decir

La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

*

Últimos comentarios