Perdónala

Otra estremecedora canción de Felipe Gómez dedicada a los bebés no nacidos… en esta ocasión, hace una comparación entre la tortura que reciben estos niños durante el aborto con la crucifixión de Jesús… hasta cuándo nuestra sociedad –tú y yo– va a seguir permitiendo este horrendo crimen…!!!

Comparte...

    3 comentarios en Perdónala

    1. Hola amigo Romualdo, y a todos los amigos de la página. Este es un escrito que encontré.

      SANACIÓN DE LAS FAMILIAS

      En la actualidad hay muchas personas que sufren por la desunión de sus familias. Muchos sufrimientos son producidos por los divorcios, por los adulterios, por la violencia familiar y, por supuesto, por los abortos, que dejan traumas sicológicos para toda la vida en muchos casos.

      Por eso, es preciso que las familias vivan unidas y eso sólo será posible, si están con Dios. La familia que reza unida permanece unida, se ha dicho siempre. En cambio, la familia que se aleja de Dios y se olvida de Él ¿podrá tener paz y felicidad? Sin Dios, sin amor y sin oración, nadie podrá tener paz ni felicidad.

      ¿Nos imaginamos cuántos niños sufren toda la vida por el divorcio de sus padres? ¿Cuántos, sin saberlo, llevan un trauma en su vida, porque su madre quiso abortarlos y lo intentó, aunque no lo llegó a realizar? Y lo mismo podemos decir de los traumas ocasionados por la violencia familiar, la infidelidad o las malas costumbres. Ahora bien, la familia no podrá tener la paz completa, si no recibe a todos sus hijos y los acepta como tales. Pero, ¡cuántos niños hay abortados o nacidos muertos, de los que nadie se acuerda! Y estos niños necesitan una familia, su familia, que los quiera y los reciba y los acepte como tales. Si esto no se hace en esta vida, quizás deban reunirse y reconciliarse en el más allá. Pero hasta entonces, esos niños no podrán estar tranquilos, les falta algo, les falta el amor y el cariño de su familia.

      Una señora vino a visitarme un día y me contó que, en sueños, se le había presentado una niña muy pálida, bien vestidita, que, abriendo los brazos, se abalanzó a ella, diciendo: “Mamá, mamá”. Ella, entonces, le dijo, rechazándola: “Tú no eres mi hija, mi hijo es hombre”. Y aquella niñita se fue muy triste, desapareciendo poco a poco. Yo le pregunté inmediatamente: “Tuvo Ud. algún aborto?”. Me respondió: “Tuve una pérdida”. Yo le dije: “Quizás sea esa hija suya que perdió y de la cual se ha olvidado totalmente, que necesita de su amor y de su cariño”. Lo cierto es que este sueño tan vivo se le grabó con mucha fuerza en su mente y no lo podía olvidar, de modo que me decía: “Aunque viera a aquella niña de mis sueños entre mil, la reconocería”.

      Ya hemos anotado lo que dice María Simma “que a veces, los hermanos sienten la presencia de otro niño junto a ellos, aunque nada saben de aquel hermanito, nacido muerto o abortado”. Personalmente, he recibido confidencias en este sentido. Niños que ven a otro niño junto a ellos, que juega con ellos como su “amiguito” y que puede ser su hermanito, muerto sin bautismo. Quizás a ello se deban tantas historias de duendes en todas las culturas, que no son más que estos niños que, con permiso de Dios, se aparecen a sus familiares para llamar su atención y así puedan rezar por ellos.

      De hecho, se dan muchos casos de niños pequeñitos que ven a sus hermanitos abortados o nacidos muertos, aunque no sabían de su existencia. Y se les aparecen a lo largo de los años y, en algunos casos, hasta parece que envejecen con ellos, como para dar a entender que son sus mismos hermanos. Recordemos el caso escrito anteriormente de la madre de familia que había abortado siete veces y se le aparecieron repetidas veces hasta que adoptó otros niños y reparó su pecado.

      Imaginemos ahora que nosotros hemos sido abandonados a los pocos días de nacer en un hospital. Según vamos creciendo ¿no nos gustaría saber quién es nuestra familia y quiénes son nuestros hermanos y dónde están? Nuestra vida estaría un poco vacía sin saber quiénes somos, i quiénes son nuestros padres. Pero supongamos que un buen día se aparece alguien que sabía de nuestra existencia y descubre que somos el hijo heredero del rey, que había sido secuestrado por unos malhechores y que nunca fue encontrado. ¿Nos imaginamos qué alegría sentiríamos, si fuéramos recibidos con todo cariño y amor por unos padres y hermanos que nos esperaban durante tanto tiempo sin saber dónde estábamos, sufriendo por nuestra ausencia? ¡Qué alegría haber sido bien recibidos en la familia, y conocer nuestras raíces! Por fin, tenemos un apellido y una familia. Ahora la familia está completa. Y ¡qué felicidad saber que somos el hijo primogénito del rey y que tenemos derecho al trono! Nosotros, que antes éramos unos pobres huérfanos, que nadie nos quería y todos nos despreciaban, ahora somos admirados y queridos por todo el mundo. ¡Qué cambio tan radical, qué alegría tan inmensa!

      Pues bien, estos niños abortados o nacidos muertos, necesitan el amor de su familia o de otras personas buenas para vivir una nueva vida y reconocer que también ellos son hijos de Dios y que están llamados a la felicidad maravillosa e inmensa del paraíso. Entonces, podrán ser liberados del limbo, donde vivían con una felicidad incompleta y puramente natural. Entonces, descubrirán un mundo nuevo, un mundo que nunca habían soñado, pero que es una hermosa realidad, el mundo del cielo, de su elevación al orden sobrenatural, de una felicidad inmensamente más grande de lo que jamás podían haber imaginado. ¡Qué maravilla! Pues bien, Dios los espera y tiene prisa en abrazarlos como hijos queridos. ¿Qué vamos a hacer nosotros para ayudarlos? Ellos nos necesitan y son nuestros hermanos. Ellos necesitan de nuestro cariño y del infinito amor de su Padre Dios.

      La familia que reza unida,
      permanece unida hasta la eternidad

    2. hermosa cancion hizo que me entristeciera con esta dura realidad….

      sirley
    3. Señor perdónalas, no saben lo que hacen, por q si lo supieran dos veces no lo harian, iluminalas señor para que acepten a sus hijos y si no pueden hacerse cargo entreguen a personas que si deseamos tener hijos y no podemos…te pido señor que ilumines a cada persona que apoya esto o que esta pensando en realizar esto.

      Gissela Bogado Palacios

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios