Villancicos: Las Posadas

Más que un villancico, “Las Posadas” son toda una celebración donde un grupo de peregrinos acompaña a María y a José pidiendo albergue para la joven pareja… se da un diálogo de casa en casa, donde José pide acomodo y el dueño de la casa –el posadero– se lo niega… finalmente, la última casa les acoge y entran todos a celebrar la llegada de Jesús que ya está próxima…

Esta hermosa tradición debe ayudarnos a preparar el corazón… a tener todo listo y dispuesto para acoger a María, a José y al pequeño Niño que está por nacer…

Las Posadas

José:
En nombre del cielo,
os pido posada,
pues no puede andar,
mi esposa amada.

Posadero:
Aquí no es mesón,
sigan adelante,
yo no puedo abrir,
no sea un tunante.

José:
No seas inhumano,
tennos caridad,
que el Rey de los cielos,
te lo premiará.

Posadero:
Ya se pueden ir,
y no molestar,
porque si me enfado,
os voy a apalear.

José:
Venimos rendidos,
desde Nazaret,
yo soy carpintero,
de nombre José.

Posadero:
No me importa el nombre,
déjenme dormir,
porque ya les digo,
que no hemos de abrir.

José:
Posada te pide,
amado casero,
por sólo una noche,
la Reina del cielo.

Posadero:
Pues si es una reina,
quien lo solicita,
¿cómo es que de noche,
anda tan solita?

José:
Mi esposa es María,
es reina del cielo,
y madre va a ser,
del divino Verbo.

Posadero:
¿Eres tú José?
¿Tu esposa es María?
Entren peregrinos,
no los conocía.

José:
Dios pague, señores,
vuestra caridad,
y os colme el cielo,
de felicidad.

Posadero:
Dichosa la casa,
que alberga este día,
a la Virgen pura,
la hermosa María.

(Se abre la puerta de la casa y entran todos los que estaban fuera)

Todos:
Entren, santos peregrinos,
reciban este rincón,
y aunque es pobre la morada,
os la doy de corazón.

¡Cantemos con alegría,
todos al considerar,
que Jesús, José y María,
nos vinieron hoy a honrar!

Comparte...

    Tienes algo que decir

    La dirección de email no será publicada, pero debe completar los blancos marcados con *.

    *

    Últimos comentarios